6 cosas que hay que cuidar con el corazón

Publicado: 21 de Enero de 2017

* Por Javi Belmar (@javibelmar)

Anoche me acosté pensando en todas las cosas de las que tengo que preocuparme en mi vida, y preocuparme de verdad. Regarlas con un poquito de agua todos los días, porque si no se marchitan.

Siempre vuelvo al mismo tema, de que la rutina nos pasa por encima y al final, no nos damos cuenta de que el tiempo vuela y que se nos pasan cosas que a veces son muy importantes para esas personas que queremos y por ende, también debiesen serlo para nosotros.

Estas son las 6 cosas que debo cuidar con todo mi corazón, porque son las que me mantienen viva

1. A los hijos

Una extensión de nosotros mismos que no deberían tener nada más que lo mejor de nosotros. A veces fallamos, a veces nos gana el cansancio, y sí, ser papás es una batalla de todos los días porque no es tarea fácil. Pero es cierto que es la que más reconforta en toda la vida, es nuestra existencia, la prueba y legado de alguna vez estuvimos aquí. Yo quiero darle a mi hija lo mejor de mí, enseñarle a ser la mejor persona que ella pueda, a ser tolerante y respetar. No quiero olvidarme jamás de llenarla de besos y abrazos y decirle todos los días, a cada rato, cuánto la quiero y todo lo feliz que me hizo que llegara a mi vida.

2. La familia

Con mi hermana siempre que pensamos en que uno de nuestros papás ya no están, se nos caen solas las lágrimas. Varias lágrimas. A mí me viene un sentimiento terrible de pensar que esas personas que son parte de toda mi vida, no estarán. Mi papá y mi mamá son esas personas que han estado conmigo en todas, en las buenas, en las malas y en las muy malas. Siempre he sido muy familiar, me encanta estar rodeada de mis hermanos, abuelos, tías, tíos, primos, primas y aunque haya encontrones, no quiero olvidarme de agradecer haberlos tenido a todos en mi vida. No puedo olvidar cuando se murió un antiguo novio, mi mamá estuvo conmigo 24/7. Viajó conmigo a Canadá para el funeral y es algo que compartimos juntas y que agradezco con toda mi alma porque sola no lo hubiese podido soportar. Fue ella quien me consoló muchos meses después, cuando yo no lograba salir de mi pena. Mi papá fue el que me dijo “somos 5, seremos 6”, cuando lo llamé aterrada de Nueva Zelanda para decirle que estaba embarazada. Me apoyaron en todo y viví con ellos y mi hija 2 años, que recuerdo con todo el amor del mundo. Nunca quiero dejar de estar para cuando me necesiten porque se merecen eso de mí y mucho más.

 

3. Los amigos

Estas son las personas que uno elige para acompañarnos en la vida. Eso tiene un valor muy importante porque en verdad, un amigo es un poco reflejo de nosotros mismos. Cuando era adolescente, tenía demasiados amigos. Nunca estaba sola, ni un segundo. Pasaba en fiestas y paseando de aquí para allá. Con los años me fui volviendo más casera y ermitaña. Me gusta estar en mi casa y respetar mis espacios solos, así que mis amigos disminuyeron bastante, pero casi todos son de hace muchos, muchos años. Conocen a mi familia, a mi hija, mi vida, y yo la de ellos. Mis amigos son seres excepcionales que me sacan hasta la última gota de orgullo. Les haría a todos una reverencia y no puedo olvidarme de llamarlos, de saber cómo están, en qué andan, sus buenas y malas noticias para acompañarlos.

 

4. La pareja

Estar en pareja es increíble, pero también un trabajo de todos los días. Yo soy de las que se siente ahogada en la rutina, así que siempre estoy buscando cosas nuevas por hacer juntos y al final del día, es necesario. Una sorpresa, un detalle, un regalo, un abrazo sorpresa, una notita escondida en la chaqueta, una conversación sobre cómo nos conocimos, el primer beso, la primera salida, qué queremos, adónde nos vemos, leer el mismo libro para luego poder comentarlo… tantas maneras que hay para poder regar todos los días esa relación que estamos construyendo y en la que creemos. Creo tanto en Pierre que siempre busco maneras para que estemos cada día, mejor. Sino, uno se despierta un día pensando “cómo puede haber pasado tanto tiempo sin haber tenido una buena conversación con mi pareja” y es una frase que espero no decir nunca.

 

5. Nuestro origen, de dónde venimos

El país, la región, la ciudad, el barrio, dicen mucho de nosotros y de dónde venimos. Nunca nos debemos olvidar de nuestros orígenes porque es parte de quien somos. Yo crecí entre la ciudad y el campo, y cada vez que hablo de esas tardes de domingo cubierta de barro persiguiendo bichos, con todos mis primos en el campo de mi abuelo, siento que soy hoy como soy, por mi infancia. Nunca tuve muchos amigos del barrio, pero siempre tuve mi campo, la libertad de correr en la tierra y de andar en bicicleta a toda velocidad. De donde vengo es de miles de recuerdos que me regalaron mis abuelos y mis papás. Y lo veo con Pierre que cuando me habla de su infancia, se emociona contándome de su pueblo en Francia, de sus padres, de sus amigos de barrio, de sus recuerdos del pan con chocolate que comía en la panadería de la esquina de su casa. Tanto así que ahora que por fin vamos a ver a su familia, está pensando en todas las cosas que le mostrará a Emma.

 

6. A nosotros (lo más importante)

Esta es la más importante porque si yo no estoy bien, no estoy bien para el resto que me puede necesitar, principalmente mi hija y mi pareja. A veces me despierto un poco bajoneada por cosas que no puedo controlar. Otras veces las hormonas hacen de las suyas y me dejan con la sensibilidad a flor de piel. Y cuando estoy así, sólo quiero besos y abrazos y sentirme en paz. Por eso es tan importante para mí, tener resueltas todas las anteriores. No debemos olvidar anteponernos a todos cuando lo necesitamos, porque siempre hay que partir por uno, primero sentirse bien, para luego estar bien.

Al final, la vida se trata de llenarse de amor y de entregarlo. De agradecer a quienes han estado contigo, y aparecer para nuevos integrantes que merecen que les devuelvas ese amor. No le veo sentido a nada que no sea algo así. ¿Les pasa algo parecido?

Fotos por Marida

8 comentarios en “6 cosas que hay que cuidar con el corazón

  1. Hola! por casuliadad llegué a la sesión de fotos que realizaste junto a tu familia con los chicos de Marida, simplemente la vi y me llenaron de amor, que lindo ha sido poder verlos. Desde la pagina llegué al blog, valga la redundancia de llegadas jajaj y este comentario me lleno de sentido, nunca esta demás recordar esos pilares que nos sostienen y que nosotros somos los últimos en darnos el tiempo de notar.
    Que lindo que te des cuenta a tiempo 🙂 disfruta y muy buenas energías para ti y tu familia, gracias por compartir un poco de eso.

    • Qué linda, Annalicia!

      Muchas gracias por tu comentario. Marida retrató perfecto lo que significa esta mini familia que estamos formando y qué bueno saber que pudiste sentirlo.

      Me alegro que hayas llegado a este sitio. Bienvenida!!! 🙂

      Abrazo y buenas energías para ti también.
      Javi

  2. Javita, que maravilloso post, cada historia que mencionan me pone los ojos llenos de lagrimas de nostalgia, siempre pienso en esas 6 cosas que mencionas, y no se si sabes, pero por su acaso te lo vuelvo a recordar; eres una mujer admirable gracias a ti, aprendi tantas cosas en nuestro viaje juntas en Nueva Zelanda, y siempre estoy pensando en ti y tu hermosa familia a la distancia, me senti muy identificada con tu post, te quiero chiquitita! Y en abril te veo otra vez en Chile

    • Linda Carlita!!!!!!!!!!!!
      Yo también recuerdo siempre ese viaje y lo bien que lo pasamos y lo mucho que hicimos…

      Nos vemos en abril, I love you!!!!!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

También podría interesarte: