“Fui mamá a los 39 años”

Publicado: 9 de Enero de 2017

* Por Alejandra Noemi

Nunca quise tener hijos, aunque en mi primer matrimonio pensaba “a lo mejor un hijo nos ayudaría a acercarnos más” (arcaica total). Obvio que todo se terminó, habían pasado 6 años y el día que lo dejé cumplía los 33. Mi prima me invitó a su casa –en realidad ella me sacó de la mía y estaré eternamente agradecida-, vivía en el segundo piso de su dúplex y ya había nacido Mateo, su primer hijo, del que me declaré eternamente enamorada desde el día que nació. Siempre pensé que tener una niñita era lo mejor que te podía pasar, pero cuando más estaba con este pequeñito, me gustaron los niños. Era todo un universo nuevo, sus intereses, sus juegos, las palabras y hasta el sentido del humor.

Bueno, y comenzaron a pasar los años, me independicé y volví a ser una mujer soltera, a salir con las amigas, invitaciones, viajes, etc. Y pensar en tener hijos, totalmente fuera de mi alcance, porque los años seguían pasando, lo que indicaba que era cada vez más lejana la posibilidad de tener uno, y estaba cada día más fuera de mis prioridades.

Seguí trabajando mucho, vivía en Santiago de Chile, me gustaba estar sola y tuve algunas parejas que nunca fueron muy importantes. En febrero del 2010 llegó el terremoto, nuevo presidente, los mineros y yo hundida en la depresión total. -Para dónde voy- me preguntaba y la respuesta no existía, sólo marcaba el paso. Ya tenía 38 años.

Y llegó Mario, se comunicó por facebook y en unos días me llamó por teléfono. Mario no era un aparecido, era un gran amor de la adolescencia en mi ciudad natal, Rancagua y que nos tuvimos que separar porque a mi papá lo habían trasladado a Antofagasta, o sea, casi 2 mil kilómetros de distancia.

Comenzamos a hablar seguido, me visitó y nuevamente las distancias nos separaban, 17 horas en bus. Se había construido una casa en Quellón, en la isla de Chiloé. A los pocos meses me fui a Quellón y 7 meses después nos casamos, un 4 de febrero de 2011. En mayo del mismo año quedé embarazada, un par de meses atrás había dejado las pastillas anticonceptivas, pensando “ya estoy vieja, mis huevos están totalmente obsoletos”. Error garrafal. Tenía 39 años. Me volví loca, pero de angustia, lo sentía como un castigo, “por qué yo”, los días pasaban y comenzaron las nauseas que no duraron más de 2 meses. Seguía con un instinto maternal inexistente, ninguna conexión con este ser que venía muy sano y en camino. El embarazo fue perfecto, pero lloré, grité, patalee y estaba enojada con el mundo, a cada rato me repetía “por qué yo”.

Un 9 de febrero de 2012 nació Santiago Jesús. Los primeros 2 meses sólo sentía que debía recuperarme pronto para salir a trabajar. Santiago pasaba más tiempo con su abuela paterna que conmigo (ellos hasta el día de hoy manejan un código especial). A los seis meses, nos entregaron nuestra casa y entendí que era hora de hacerme cargo, lo que incluía bañarlo, alimentarlo y entretenerlo, eso sí que sentir de un vínculo entre nosotros, ni hablar.

Santiago cumplió un año y al poco tiempo quedé sin trabajo, lo que indicaba ser mamá 24/7. Y de un sopetón llegó, demoró pero llegó, el pecho apretado, las ganas de gritar de alegría, de sentir a Santiago y amarlo profundamente, con fuerza, darle mi vida, mi alma y todo lo que pudiera tener.

Hoy tengo 42 y Santiago 2 años y 4 meses, es mi compinche, mi compañero de shopping, nos gusta Phineas y Ferb, y tenemos una complicidad a toda prueba. He vuelto a repetir “por qué yo”, pero ahora la respuesta la tengo clarísima. Mi hijo está a mi lado y nos amamos profundamente. Este es el misterio hermoso de la vida.

2 comentarios en ““Fui mamá a los 39 años”

  1. Muy linda historia la de Alejandra, muchas personas creen que un hijo no es lo mejor que les puede pasar, pero con el tiempo se dan cuenta que estaban equivocadas y al igual que Alejandra comienzan a disfrutar una de las etapas y procesos más hermosos de ser mujer ( la maternidad).

  2. Acabo de leer esto, que heavy ser mamá tan vieja… a mis 52 estoy con hijos grandes, esperando nietos yá, los nervios y el tema de la menopausia no me permitirían soportar a un hijo propio nuevamente ya hace como 15 años.
    Que fuerte, pero fue lo que Dios tenía planeado para tí y debes apreciar el hecho de que se te dio la oportundidad de ser madre, que lindo bebé , besitos…

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

También podría interesarte: