Mi historia: esto me pasó con mi nana

Publicado: 4 de Junio de 2017

* Por Josefina

Quería escribirles para contar una experiencia que me pasó con mi hija, para que sepan que estas cosas pasan y tenemos

Elisa es una niña de 2 años 10 meses con el carácter fuerte, muy cariñosa y alegre. Cuando tenía un año y medio llegó a mi casa una nana muy recomendada, que había trabajado harto tiempo con mi prima y le había cuidado “perfecto a sus hijos”. La verdad es que hacía poco tiempo había muerto mi mamá por lo que quizás me apoyé en ella más de lo que debería haber hecho. Mi hija de a poco cambió su carácter, no quería comer, no quería bañarse, lloraba todas las mañana y me suplicaba para que no me fuera a trabajar. Luego de casi un año el punto culmine fue cuando se negó a comer y se metió los dedos a la boca hasta provocarse el vómito. Esa fue una experiencia que es imposible de explicar… simplemente casi me muero, no entendía nada. La llevé al pediatra y estaba bajo peso, le hicimos miles de exámenes pero médicamente estaba bien. Si bien todos me decían que exageraba la llevé a una psicóloga que trabaja a través del sistema Teraplay. Un día tenía que salir y le pedí a mi marido que me pasara a buscar. Mi hija lloraba y gritaba que no la dejara con la nana. Algo en la guata me decía que ella no estaba bien. La cosa es que las grabé y ahí me di cuenta que ni “recomendada” nana la maltrataba, le daba a comer el vómito, le pegaba y la metía al agua fría. Además, le decía que estaban solas por lo que nadie la podía ayudar y que todo era culpa mía por regalonearla.

Es imposible de explicar lo que sentí cuando vi eso.

Ahí aprendí que aunque uno no tenga redes de apoyo tiene que aprender a escuchar a sus niños -y de paso q su guata-, ya que ellos aunque no sepan hablar intentan cómo pueden comunicar lo que les pasa.

Ojalá esto no le pase a nadie más. Hoy entiendo lo que realmente significa una escucha efectiva.

Elisa hoy es una niña normal que ha salido adelante gracias al amor de sus papas y a la terapia Teraplay. Pero si quiero que el que lea mi experiencia, aprenda que estás cosas nos pueden pasan a todos. Hay que aprender a escuchar a nuestros niños porque ellos tratan de pedirnos ayuda cómo pueden y hacerle caso a nuestra guata.

Ella es lo más importante que tengo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

También podría interesarte: