Seguimos con las recomendaciones para acompañar a tu hijo en el mundo de los libros e incentivar la lectura. Aquí puedes revisar aquí la N1.

Nº2 Ten libros en la casa

Está probado. Diferentes estudios lo dicen: para incentivar la lectura, nada mejor que tener el material bien cerca. Comprarlos, ir a la biblioteca o pedirlos prestados a algún amigo, a los ojos de los más pequeños significará que ese objeto tiene valor y que por eso lo conservamos. Por otro lado, el tenerlos al alcance de la mano siempre los hará una opción frente a otras alternativas de ocio. Esto, claro, depende en gran medida de nosotros. A diferencia de la “caja mágica”, la tele, el libro requiere un esfuerzo: escogerlo, sentarse y leerlo. Si ya han leído mil veces el mismo, ¡no importa!, a los niños (a la mayoría) les encanta escuchar una y otra vez el mismo relato. Y, además, les encanta tener sus propios libros. Póngalos en un lugar especial: una repisa diferente, un canasto y prepare un pequeño rincón para la lectura. Si no hacemos de los libros algo especial, ¿Cómo queremos que nuestro hijos lo encuentren algo entretenido? Pero ¿Qué libros?

Atentos al próximo consejo.

Iván Barreto.

También te puede gustar