Cambio de vida: viviendo y descubriendo Miami en familia

Es difícil no imaginarnos palmeras y playas de color calipso, cuando pensamos en Miami. Pero la verdad, es que tal como nos cuenta @maca_gil, la vida en Miami es mucho más que eso, siendo una ciudad llena de vida, de encantos y rincones por descubrir en la naturaleza. Una ciudad que te permite disfrutar de una gran calidad de vida en familia, aunque sigue siendo una ciudad en EEUU en la que se debe aprender a convivir con el problema de las armas. Aquí va su historia.

¿Por qué estás en Miami?

Nos vinimos a Miami porque le ofrecieron un cargo aquí a mi marido en la empresa donde trabaja. Yo siempre quise vivir fuera y aunque Estados Unidos nunca fue mi opción, lo tomamos como el primer paso. Además, yo tengo la ideología de que no siempre te puedes ir, pero siempre puedes volver, así que si nos iba mal, volvíamos a Chile. Debo aclarar que yo no conocía Miami, no conocía Estados Unidos y mi marido había ido a Disney cuando chico. Así que… ¡cero antecedentes! Y así partimos a vivir a Miami, con nuestras 3 hijas que en ese momento tenían 1, 3 y 14 años.

¿Qué es lo que más te gusta de vivir ahí, y lo que menos te gusta?

No podría decir sólo una cosa dentro de lo que más me gusta, pero lo puedo resumir en que me encanta la cantidad de áreas verdes y lagunas que hay en TODAS partes, que anden los patitos en la calle, las ardillas en los árboles, el cielo hermosamente limpio, la vida de barrio que se lleva donde tienes de todo cerca (comercio grande y chico, médicos, farmacias, hospitales, veterinarios, parques, colegios de todo tipo, etc.) y no pierdes horas del día en traslados. Vivir cerca del mar es otro de los grandes beneficios para mí, porque amo estar en la playa, y más con estas aguas tibias y cristalinas. Y como yo vivo en un barrio muy latino, amo la mezcla de culturas, acentos, colores, olores y lo que eso les ha enseñado a mis hijas. Nadie es raro ni diferente, todos somos personas y punto. Nadie te mira, nadie te juzga ni habla a tus espaldas.

Crandon Park

 

Y, dentro de lo que menos me gusta, es la exposición a las armas.

Vivir con la consciencia de que puede haber un tiroteo en cualquier día, en cualquier parte, es algo que los chilenos no conocemos y me ha costado mucho aceptarlo como parte de esta nueva vida.

Detesto que mis hijas tengan que pasar por simulacros (4 al mes) contra tiroteos y amenazas de bomba. Sé que es por su seguridad, pero que mi hija de 7 años  sepa tan bien que el colegio no es un lugar seguro, me quita horas de sueño. La educación pública también ha sido una ingrata sorpresa y he pasado por muchas peleas en varios colegios con profesores, directiva y policías. Hay un trato muy duro a los niños que me impacta y contra el que sigo luchando.

March for our lives después del tiroteo de Parkland

 

Descríbenos la vida en familia en Miami

Nuestra vida en familia es muy sencilla. Como yo soy freelance y trabajo desde mi casa no ha sido fácil crear muchos vínculos más allá de algunas otras apoderadas de los colegios y jardín. Así que somos más bien nosotros 5 llevando una rutina y aprovechando los fines de semana para ir a la playa, a los parques, a pasear a los Cayos, a conocer museos y todo lo que podamos. Siempre busco actividades al aire libre y hay muchísimas que son gratis o con costos muy accesibles. La calidad de vida es buena y te permite hacer cosas como que mi marido después de la oficina se pase a la playa (a pesar de que vivimos al otro extremo de Miami) o que yo pueda hacer muchas cosas en el día sin dejar de estar con mis hijas.

Wynwood

 

¿Le recomendarías a otras personas vivir en Miami?

Vivir aquí es un cambio enorme, vengas de Santiago o de cualquier otro lugar de Chile o el mundo. Es un lugar amistoso, el espanglish ayuda mucho si tienes barreras idiomáticas y si quieres integrarte y conocer gente, el trato es muy amable. Yo me relaciono más con latinos, pero los gringos que he conocido también han sido excelentes personas y muy cálidas con nosotros. Si te gusta el clima tropical (mucho calor, mucha lluvia y mucha tormenta), gozarás Miami, un lugar muy rico para vivir solo, en pareja o con familia. Hay de todo para todos los gustos.

Everglades
Lugares que imperdibles que recomiendes en Miami

Mis imperdibles son, primero que nada, las playas. Y no hay solo una. Son muchas con distintos encantos,  y siempre con agua tibia. Todas valen la pena, desde South Beach, Crandon Park, Haulover Beach, Key West, Bahía Honda y tantas más. Otro imperdible son los Everglades, una reserva ecológica gigantesca donde realmente entras a otro mundo y puedes estar ahí por días. El paisaje y los animales son incomparables, como poder caminar a 2 metros de los cocodrilos, ver la vegetación de los pantanos, recorrer bosques y luego llegar a kilómetros de espacios abiertos con aves, mapaches y tanto más es lo máximo. Y uno de mis lugares favoritos para ir con las niñas es Pinecrest Gardens. Por $5 entras a una selva con unos árboles maravillosos, pozas con peces y tortugas, y luego sales a un parque con juegos de agua para niños y bancas para hacer picnic. Más allá también tienes una laguna enorme para ver las iguanas y los cisnes, hay juegos para niños a la sombra de los árboles y una pequeña granja donde entras a hacerle cariños a chanchos, cabras y ovejas. Se pueden celebrar cumpleaños y los domingos se pone en el estacionamiento una feria donde hay gente de muchos países que vende su
comida y cosas artesanales (jabones, miel, ropa, etc).

Vengan a descubrir Miami porque es mucho más que Miami Beach. De hecho, Miami Beach es lo menos interesante de todo. 
Pinecrest Gardens

 

Pinecrest gardens

También te puede gustar