A los animales les es difícil adaptarse a los cambios que se producen dentro del hogar, por lo que la llegada de una guagua puede generar ciertos problemas para tu mascota.

Como la atención se desvía hacia el nuevo integrante de la casa, la mascota teme ser desplazada y puede llegar a sufrir celos, estrés o ansiedad, lo cual manifiesta a través de diferentes reacciones tales como: ladrar, romper objetos, hacer sus necesidades dentro de la casa, lamer sus patas constantemente, distanciarse de sus dueños, mal humor, etc.

Ante la llegada de una guagua, la mascota se ve obligada a compartir un espacio que antes le era propio. Por ello es importante ayudarla a sentirse bien con los cambios que genera la llegada del nuevo integrante a la familia.

Para que la convivencia sea buena, ten en cuenta las siguientes pautas básicas:

1. Antes de que llegue la guagua a la casa, lleva ropa con su olor y déjasela a tu mascota en su cama, para que se vaya adaptando al nuevo integrante de la familia.

2. Para generar una buena convivencia, busca la mejor manera de presentarlos. La clave es hacerlo en un terreno neutral. Puede ser un parque, casa de un familiar u otro espacio idealmente abierto.

3. Si tu mascota se acerca a olfatear a tu guagua, no lo retes, observa cuál es su reacción. Si tu mascota se eriza el pelo o gruñe, rétalo decididamente. Si sólo lo olfatea, lo está reconociendo y analizando de qué se trata.

4. Evita demostrar mucha atención a la guagua en presencia de la mascota, para no generarle celos. De esta manera conseguirás una respuesta positiva por parte de tu mascota y en un tiempo podrán ser grandes amigos con tu hijo.

Y recuerden, en Estilo Pets podrán encontrar los diseños más lindos para sus mascotas 🙂

* Por Catalina Breccia (@EstiloPets)

También te puede gustar
Seguir leyendo

Vida Real: Mi niño arcoíris

Cuando perdí a mis primeras guaguas, amigos, familiares y otros me decían “Tranquila, esto es lo más normal…