Seguramente has escuchado hablar de los aceites esenciales pero te preguntas… ¿qué son los aceites esenciales? ¿De dónde vienen y cómo se hacen? Aquí te contaré todo lo que necesitas saber sobre ellos.

El poder de las plantas

“Solo la naturaleza hace grandes obras sin esperar recompensa alguna”

Un aceite esencial es un extracto líquido muy concentrado, que se obtiene al destilar plantas aromáticas por medio del vapor. El resultado es un aceite que se compone de un centenar de moléculas terpénicas y aromáticas.

Un alambique, usado para destilar formado por un recipiente, donde se calienta un líquido hasta convertirlo en vapor, y un conducto refrigerador (serpentín) en forma de espiral, que da salida al producto de la destilación

Todos los vegetales aromáticos contienen esencias y los aceites esenciales son el extracto más potente de esas esencias. Se extraen de los árboles y plantas aromáticas, tanto de sus tallos y raíces, como de sus frutos, hojas y flores. Cabe destacar que solo el 10% de la vegetación es capaz de sintetizar esta esencia.

La esencia contiene moléculas aromáticas, que son las que confieren el propio olor, además de otras moléculas que conforman sustancias químicas. Es gracias a esas sustancias químicas, que los aceites esenciales puros tienen propiedades que pueden ayudarnos si sabemos usarlos bien. Estas mismas propiedades son las que protegen al vegetal frente a ataques y, de este modo, pueden protegerse frente a hongos, bacterias, virus y otras plagas o, incluso, cerrar más rápido una lesión en el tallo o las hojas.

Historia de los aceites esenciales

Se sabe que los aceites esenciales son usados desde hace miles de años y que fueron los árabes quienes crearon la fitoterapia (tratamiento de enfermedades a través de las especies vegetales y sus derivados). ¿Pero sabes cómo se llegó a lo que tenemos hoy?

Durante la revolución industrial comenzó la extracción de aceites esenciales por destilación al vapor, para usarse principalmente en perfumería.

El ingeniero químico francés R.M. Gattefossé, es considerado como uno de los fundadores de la aromaterapia contemporánea. Él fue también, quien inventó el nombre aromaterapia. A comienzos del los años 1900, inició una campaña de conferencias en el sur de Francia, para promover el cultivo de lavanda y organizar plantaciones y destilerías de manera racional. Fue en esta época cuando descubrió las propiedades terapéuticas de las esencias.

Años después, fue víctima de una explosión en su laboratorio quedando con graves quemaduras. Sufrió una gangrena gaseosa y un día, al quitarse las vendas, decidió aplicarse . aceite esencial de lavanda a sus heridas infectadas. El resultado fue sorprendente y así fue como descubrió el poder antiséptico y curativo de la lavanda.

¿Cómo funcionan los aceites esenciales?

Gracias a la composición que tienen y al usarlo en dosis adecuadas, podemos beneficiarnos de los aceites esenciales mejorando el sistema inmunológico, la circulación, etc. Los aceites esenciales penetran fácilmente nuestra piel y así logran entrar en el torrente sanguíneo y llegar a los distintos órganos.

¿Cómo reconocer un aceite esencial de calidad?

  • Debes buscar que sea 100% natural. Esto quiere decir, que sea:
  • Natural: sin desnaturalizar con moléculas sintéticas, agentes químicos emulsionantes o aceites minerales.
  • Puro: libre de otros aceites esenciales relacionados, aceites vegetales, alcohol, trementina, etc.
  • Integral: no amputado, decoloreado, desterpenado, rectificado, sobreoxidado ni peroxidado.

En recetas naturales

Si están comenzando a elaborar recetas naturales con aceites esenciales, puedo aconsejarte tres cosas:

  1. Usa aceites esenciales que sean parte de la agricultura ecológica. ¿Qué es la agricultura ecológica? Es un sistema perdurable de producción agraria cuyo objetivo fundamental es la obtención de alimentos de máxima calidad, respetando el medio ambiente y mejorando la fertilidad de la tierra, mediante la utilización optima de los recursos locales, potenciando las culturas rurales, los valores éticos del desarrollo rural y la calidad de vida.
  2. Es importante saber que no hay que usar más del 1% de aceite esencial en la formulación. Por ejemplo, si vas a usar 100 gr de un ingrediente, puedes usar un 1 gr de aceite esencial para complementar tu receta. ¿Por qué? Porque sus activos muy concentrados, y que pueden llegar a ser perjudiciales para la salud. Y de paso, hay que saber que ciertos aceites esenciales tienen mayor cantidad de alérgenos, por lo tanto deberías usar menos (como el geranio, canela, menta o citronella). Un alérgeno es una sustancia que puede inducir una reacción de hipersensibilidad en personas y animales susceptibles que han estado en contacto previamente con él. Esta reacción de hipersensibilidad involucra el reconocimiento del alérgeno como sustancia “extraña”, ajena al organismo en el primer contacto.
  3. Usa los aceites esenciales por sus propiedades para la salud, más que solo por su aroma. Los aceites esenciales tienen un aroma maravilloso y que son un complemento perfecto para muchos productos, pero no hay que olvidar que para hacer 1 litro de un aceite esencial, se necesitan toneladas de esa planta y por lo tanto, hay que usarlo con moderación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar