Es importante que sepamos cómo acompañar a nuestros hijos en tiempos de Internet… aquí algunos consejos

A raíz de un tema que conversamos por stories hace unos días, sobre cómo habría sido nuestra vida en los noventa en el colegio con Internet, aparecieron muchas preguntas que son difíciles de contestar si no somos expertos en la materia. ¿Les prohibimos el celular y el acceso a redes? ¿Estamos encima de ellos para saber todo lo que hacen? ¿Los dejamos libres y que descubran el mundo mientras sepan que nos pueden contar todo lo que les pasa? ¿Cuál es el camino correcto para nosotros, los padres?

Y por suerte hay personas expertas que se están dedicando a responder estas preguntas y enseñarle tanto a padres como a niños y adolescentes, cómo convivir con Internet. Para contestar todas estas interrogantes, tuvimos la ayuda de una educadora diferencial que prefiere permanecer anónima. Ella ha dedicado su trabajo a temas relacionados con adolescentes en colegios con integración y preparó la siguiente nota para nosotros.

Todos sabemos que las redes sociales son actualmente una herramienta fundamental tanto para nosotros, como para nuestros hijos. Hoy todo se hace a través de ellas y son pocas las personas que aún no se suman a ellas. Como padres el desafío es mayor, ya que no nacimos con ellas, nuestros niños son expertos y hábiles y además sabemos los riesgos que estas implican y el como estas no tienen filtro ni cuidado respecto a la información que entregan.

Es por lo anterior que muchos de nosotros siente que se está enfrentando a un lobo feroz, el cual es silencioso, desconocido y ataca sin darnos cuenta, poniendo en riesgo tanto la salud mental, como en casos mas graves, la vida de nuestros hijos.

Es por lo anterior que quiero entregar algunos tips para vivir internet con nuestros hijos:
1. La consigna es prevenir, no prohibir.

A todos nos dan ganas de prohibir el uso a nuestros hijos y de quitarles el celular. Lo primero es intentar retrasar lo más posible el acceso a las redes sociales, pero debemos saber que llegará el momento en que nuestros hijos requerirán de ellas, tanto por temas prácticos como sociales. Entonces, ¿Qué puedo hacer? ¿Le quito el celular? ¿Le corto Internet? Y la respuesta es: ninguna de las anteriores. Lo que debemos hacer es enseñarle a nuestros hijos a utilizar en forma adecuada las redes sociales, y a decidir cuál es la red adecuada para su edad, así como explicarle los riesgos y beneficios. Acompañemos en el proceso e involucrémonos. Prohibir solo implica que buscará otra forma de llegar a ellas y no podremos ir conversando con ellos ni enseñando el uso responsable de éstas.

2. Comprender que las redes sociales crean realidades.

Las redes entregan la información con filtros, con maquillaje y con etiquetas. Y eso, para los adolescentes de hoy, es un mundo tan importante como el real, por lo que hay que mostrarles que esa realidad virtual es subjetiva. La perfeccion es irreal, las fotos muestran momentos en general creados con una finalidad de trasmitir un mensaje.

3. Ser ejemplo.

¿Cuántos de nosotros tomamos el celular para ver Whatsapp al estar con nuestros hijos? ¿Cuántos chateamos al mismo tiempo que nos reímos? ¿Cuántos de nosotros perdemos tiempo valioso por estar atentos a un like a una foto o a un mail? ¿Cuántos de nosotros chateamos por Whastapp con amigos con los que no hemos hablado ni visto hace meses? Bueno, nuestros hijos están viendo e imitando y lo mejor para eso es que nos vean reirnos con nuestros amigos en la casa, conversando por teléfono o concentrados en un libro, no en el celular. Hay que respetar los espacios, de lo contrario estamos enseñando a que el celular es correcto para todas las instancias de la vida.

4. Más que preocuparse qué escribe, hay que preocuparse sobre a quiénes siguen.

Hoy los referentes de nuestros hijos no están en las noticias o en el colegio: están en las redes sociales. Veamos a quiénes siguen nuestros hijos. Mi hija, ¿Sigue a la modelo photoshopeada? ¿A esa que come lechuga y va a eventos todo el día? La idea es que los acompañemos en esto y podamos mostrarles referentes que entreguen valores y que no estén maquillados. Debemos enseñarles que la perfección virtual no es real, ya que el peligro de pensarlo lleva a nuestros niños a compararse, insegurizarse y a enfrentarse a los peligros de las redes

5. Permanecer informado.

Aplicaciones y redes hay millones. Se acaba una y aparece otra, y siempre están perfeccionando en que la comunicación sea de manera anónima, de no dar la cara. Por eso es tan importante que estemos informados.

Esperamos que esta información les sirva para esto que estamos empezando a vivir todos los papás y mamás. ¡Bienvenidos sus comentarios!

También te puede gustar