Cómo logramos que nuestras hijas colaboren con el aseo

Desde que vivimos en Francia, nuestro estilo de vida ha cambiado por completo. No tenemos ayuda ni babysitters – sí, nos volvemos locos de vez en cuando – y tuvimos que aprender a reorganizar nuestra estructura familiar y la ayuda que cada uno podía aportar en ella.

Una vez escuché a Pierre decir un pequeño error de lenguaje y comunicación (siempre se los perdono porque el español no es su idioma y además, es el más feminista de todo y hacemos todo con igualdad en nuestra vida juntos). Le dijo a las niñitas “ayudemos a la mamá con el aseo”. Y ahí dije – ahhh no… les cuento que acá vivimos todos, que todos cooperamos y que nadie me ayuda a mí porque yo no nací con la cruz del aseo, de hecho me carga hacerlo. Así que acá todos ayudamos a mantener la casa limpia, no me ayudan a mí”. Me contestó – “tienes toda la razón, qué increíble lo que hace formular mal una oración”, y desde ese momento las niñitas no sólo tienen que… sino que DEBEN colaborar en su casa.

Les quiero dejar algunas cosas que pienso que todos los niños deberían ayudar en la casa:

  1. Hacer sus camas. De hecho, sacar la sábana y dejar solo un plumón es suficiente. Acá en Francia así tienen las camas y es la mejor ayuda para no perder tiempo ni lavando, ni armando, ni haciendo.
  2. Dejar su ropa en la ropa sucia. ¡Mínimo!
  3. Poner/sacar cosas del lavavajillas. Claro, esto es para los mayores pero entre todos pueden ayudar a guardar. Aquí las dos niñitas me ayudan con esto, de hecho ordenar los cubiertos es casi como un juego.
  4. Barrer. 
  5. Ordenar sus juguetes. Y de paso, ordenar sus habitaciones.
  6. Guardar la ropa limpia.
  7. Si falta papel higiénico, se pone uno nuevo. Si falta jabón, se le avisa a la mamá/papá, igual que si el basurero está lleno. Nada de sorpresas cuando uno lo necesita.
  8. Ordenar las compras después del supermercado, pero esto se lo aconsejo sólo cuando saben que no será otro desastre. Menos si están con hambre o sueño – ya sabemos en qué termina eso y bueno, hay que alimentar a los críos -.
  9. Ordenar sus zapatos. Eso de tirarlos en el clóset está bien pero llega un día en que hay que ordenarlos. Sorry kidos!
  10. Ayudar a sacar la basura, o a llevar las cosas a reciclar. Esto además, es excelente para motivarlos a hacerlo por el resto de sus vidas.

Y si no les resulta por la buena – a veces obviamente no les llama la atención colaborar, entiendo, son niños o niñas -, pueden pensar en un sistema de incentivos. Aquí lo hacemos así: si ayudan con las tareas de la casa, al final del día se ganan una estrellita. Con 5 o 10 estrellitas, se ganan un premio, que puede ser un helado, salir a pasear, un juguete, etc. Pero si no lo hacen, se le saca estrellitas, y pasa lo mismo si se portan mal. Llevo aplicando esto desde que vivimos acá y la colaboración ha sido excelente.

 

2 comentarios
  1. Mi hijo tiene 2 años y medio y lo hago ayudar en todo. Desde muy chiquito reforcé su autonomía de esa forma. Creo que desde que aprendió a caminar bien que él mismo lleva su ropa al canasto de ropa sucia. Le encanta ayudarme a guardar los platos cuando están secos, se los paso uno a uno y el con cuidado los guarda y hasta sabe dónde van. Para poner la mesa, es lo mismo. Por el momento sólo hemos perdido un tazón! También me ayuda a hacer la cama, hace como que estira las sábanas (y obvio que yo tengo que repasar todo lo que él hace, pero bueno..!!!). La verdad es que a los niños les gusta hacer estas cosas “de grandes”, y lo sorpresivo es que cuando le pido que haga otras cosas, como ir a lavarse los dientes o guardar los juguetes, no hace caso y peleamos mucho. Pero estas otras cosas, les encanta hacer.

Los comentarios están cerrados.

También te puede gustar