Me gusta mucho a salir a caminar por la calle con mi hija, como ya lo han podido ver en varios de mis notas. Y algo que hago en cada paseo, es enseñarle a transitar por la vereda, calle, estacionamientos y paso zebras porque es muy importante que ellos sepan y entiendan que hay que respetar los espacios para cuidar su vida.

Me acuerdo cuando mi hermano Pedro era chico – tenemos 12 años de diferencia – lo saqué a pasear por Santiago para que aprendiera a usar el metro:  cuántas líneas hay, dónde no hay que pisar porque es peligroso, y lo más importante, dónde están los guardias por si alguna vez se perdía. Y obvio que ahora tenía que replicarlo.

Algunas veces he visto mamás que cuando andan con sus niños en la vereda, si ellos se sueltan de la mano, salen corriendo para todos lados. Una vez me pasó con Emma. Estábamos almorzando con Pierre y mi suegra que había venido de paseo a Chile, y después del almuerzo, mientras esperábamos la cuenta y Emma ya estaba empezando a aburrirse, se paro y salió corriendo. Casi me da un infarto cuando la veo a toda velocidad y a pocos segundos de llegar a una calle que estaba en verde con autos pasando muy rápido. Por suerte Pierre fue más rápido que ella y la agarró mientras a mi se me caían un par de lágrimas de stress. Ese fue el momento en que me dije: sí o sí tengo que enseñarle a transitar por el mundo afuera de la casa.

Por eso, a mis hijas les he enseñado a:

– Cruzar la calle: cada vez que quiera cruzar la calle – siempre le tomo la mano pero igual ella tiene que decirme cómo hacerlo -, hay que mirar para los dos lados.

– Caminar por estacionamientos: cuando camina por los estacionamientos, ya sea del mall, del doctor o del edificio, siempre tiene que caminar por la parte señalada, y cuidar que no hayan autos que estén retrocediendo. Y jamás, jamas salir corriendo porque puede venir un auto que no la ve, ya que por lo general son estacionamientos oscuros.

– Observar los semáforos: siempre hay que ver los semáforos y cruzar por los lugares permitidos, que son donde los monitos están al frente de ella, y en verde. A esto hay que sumarle, mirar para ambos lados.

– Cruzar por pasos zebra: aunque de preferencia, esperar que no venga un auto. Y siempre, siempre, fijarse en que los autos vayan a parar, de lo contrario, esperar (y a veces hay que esperar muuuucho).

– Reconocer las ciclovías y no caminar por ellas. Nosotros vivimos muy cerca de una ciclovía. Una vez subí una foto de nosotros caminando por ella y un ciclista vio la foto y me comentó en buena onda pero no (y con justa razón), que ese lugar no era para caminar. En mi defensa, no venía ni una bicicleta a lo lejos, por lo que estar en ella era sólo para una foto, pero era una muy mala enseñanza para mi hija, que seguramente cuando sea grande, tendrá que convivir con muchas más bicicletas y ciclovías y es mi responsabilidad que las respete. Desde ese momento, cuando salimos a pasear caminando lo hacemos por la vereda del frente.

– No botar basura: ni siquiera el papel más mínimo puede ser tirado al suelo. Hay que buscar un basurero y ahí dejar lo que quiera botar.

Estos pequeños detalles pueden evitar muchos accidentes, además de enseñarles a ser ciudadanos responsables en su ciudad. Si tienen más recomendaciones que podamos seguir, déjenlas en los comentarios para ir agregándolas 😉

 

También te puede gustar
Seguir leyendo

Mi vida con Josefina

Debo confesar que un principio me costó asumir que traía una vida a este mundo. Siempre me consideré…