Estaba leyendo sobre los productos Cattier, que son orgánicos y exquisitos, y me topé con esta información que espero todas puedan leer para estar atentas a los productos que usamos en nuestra piel, y la de nuestros hijos.

¿Saben qué deben evitar en un producto cosmético de uso diario y por qué?

Muchos saben ahora que hay que evitar usar productos con parabenos. El efecto potencialmente cancerígeno de este conservante ya ha sido comprobado y difundido. Pero numerosos estudios al nivel europeo indican que el uso de productos cosméticos va con un aumento de tasas de alergias. La Agencia francesa de Seguridad Sanitaria destaca que para el año 2008, el 70% de los efectos no deseados declarados son reacciones alérgicas inmediatas a varios químicos presentes en los productos. Por lo cual la cosmética orgánica recomienda evitar acumular productos que contengan moléculas sintéticas y preferir productos certificados que explicitan sus fórmulas y garantizan ingredientes saludables.
A continuación una pequeña reseña de otros ingredientes prohibidos en la cosmética orgánica y el por qué:

Fenoxietanol: Agente sintético usado como conservante y disolvente, muy presente en cremas (y toallitas para bebé). En Francia, la Agencia Nacional de Salud y Medicamentos ha establecido que podía tener una concentración máxima del 1% en los productos y aconseja NO usarlo en productos para niños menores de 3 años ya que tiene una alta absorción cutánea, puede irritar los ojos, causar alergias, y sobre todo puede tener un efecto tóxico en la fertilidad. Ojo: muchos productos de supermercado para bebés contienen Fenoxietanol.

Parafina (“Mineral oil”, “Paraffinum liquidum”): Barato. Usado para dar texturas, como emoliente desde hace mucho (vaselina). Es un producto refinado petroquímico y potencialmente cancerígeno. Además tapa los poros y no permite a la piel absorber el agua presente en el aire. Al igual que la silicona, forma un filme oclusivo.

Ftalates: Usados desde hace 50 años como agentes plastificantes, en la cosmética sirven para fijar los productos en la piel o impedir que un esmalte se agriete. Además de ser nocivos para el medio-ambiente, se ha demostrado que pueden tener efectos de perturbación hormonal y a veces se esconden en la mención “perfume”.

Triclosan: Agente anti-hongos y antibacteriano presente en desodorantes, pastas dentales, jabones líquidos… En Europa su concentración no puede exceder un cierto límite, pero al usar varios productos que lo contienen, se aumentan los riesgos de alergia, perturbación hormonal, resistencia a ciertos antibióticos y hasta riesgo para el músculo cardiaco.

El Flúor:
Fluoruro de sodio. Algunos dentistas lo recomiendan para prevenir la formación de caries. Pero sólo puede ser benéfico en dosis mínimas. Una sobredosis de flúor puede ser tóxica, con riesgos de fluorosis y de debilitar los huesos. Por eso es imperativo no tragar la pasta dental y es preferible que las pastas dentales de niños menores de 6 años no contengan flúor. Nótese que un 97% de los países de Europa Occidental no usan flúor en el agua potable, y Chile sí lo usa.

Ahora mismo me voy al baño a revisar todo lo que tengo y ver qué se queda y qué se va.

También te puede gustar