Panoramas para hacer en un viaje con niños a Madrid

Por @Nati_bahamonde

Madrid es una ciudad acogedora con los peques. Es frecuente que en el metro o en el parque, sobre todo los adultos mayores, les pregunten el nombre y les pongan un tema de conversación.

 

Transporte

El transporte y los sitios públicos intentan adaptarse a las distintas necesidades por lo que los ascensores y ramplas son muy frecuentes, lo que hace más fácil andar con coches de bebé. El transporte público es bueno, y tanto los autobuses como el metro, están calefaccionados en invierno y con aire acondicionado en el verano.

Recomendaciones para andar con coche

En el metro, muchas estaciones, sobre todo las más concurridas, tienen ascensor. Pueden identificarlas por el símbolo de accesibilidad (persona en silla de ruedas) en el mapa del metro; todos los autobuses tienen espacio reservado para coches, así que también es cómodo. Y los taxis son una maravilla, los hay de todos los tamaños y si los pides por teléfono llegan con la sillita de bebé y espacio para tantas personas como requieran.

Algunos panoramas familiares que pueden hacer en Madrid:

Palacio Real junto a los Jardines de Sabatini en el tomarán lindas fotos y los niños seguro lo disfrutarán.

 

Paseo del Prado

Con la glorieta de Cibeles y la de Neptuno y en el que se encuentran los museos Thyssen Bornemisza, Del Prado y Reina Sofía.

 

Plaza del Sol

Con su reloj, el Km 0 de las carreteras españolas  y el Oso con el Madroño que son el símbolo de Madrid.

 

 

 

Parque del Retiro.

Es un parque muy grande, que en distintos rincones tiene zonas de juego, sin embargo para mí son dos los imperdibles familiares:

1. Palacio de Cristal, en cuyo interior hay exhibiciones de arte contemporáneo, que para los niños puede sonar aburrido pero se conjuga con una laguna que está a sus pies que es hogar tortugas y patos, además de un lindo pasadizo bajo una cascada, lo que sí les va a gustar.

 

2. Jardín Cecilio Rodríguez, que es un recinto cerrado muy bonito y tranquilo, cuya principal atracción para los peques son los pavos reales que circulan libremente.

 

Como regalo adicional está el Teatro de Títeres del Retiro que, en distintas épocas del año, realiza funciones gratuitas. Pueden ver la cartelera aquí.

 

Casa del Ratón Pérez.

Ubicada entre la Plaza Mayor y el Palacio Real, es una buena parada para que no se aburran en el recorrido cultural. Es una visita guiada de no más de 40 min. donde los peques se transportan a la casita de la familia Pérez, ratones encargados de recoger los dientes de leche de los niños y niñas de todo el mundo.

 

Teleférico de Madrid

Luego de pasear por el Templo de Debod y el Parque del Oeste –donde se pueden sacar lindas fotos de las vistas de Madrid y los peques pueden correr libremente-, vale mucho la pena tomar el teleférico pues tiene unas vistas maravillosas, y el recorrido es largo y muy bonito.

 

Aquí tienen dos opciones:

1. Bajarse en Casa de Campo y recorrerla caminando hasta el metro Lago.

2. Tomar el ida y vuelta del teleférico, haciendo una parada en Casa de Campo para que los peques jueguen y luego, al volver al Parque del Oeste, bajar a la Rosaleda y luego cruzar hasta la Ermita de San Antonio, cuyo acceso es gratuito y donde se encuentra la tumba de Goya. En sus techos hay unos frescos del mismo pintor que merecen ser visitados. Además, es una buena forma de combinar cultura con paseo. Y si aún les dan los pies, pueden caminar bordeando el río Manzanares donde se pueden avistar algunas aves.

Parque Europa

Si tienen tiempo como para destinar un día entero a un paseo, les sugiero este parque gratuito que está en Torrejón de Ardoz, en el que se encuentran representados varios íconos de ciudades europeas, como el Puente de Londres, la Torre Eiffel y la Puerta de Brandenburgo, entre otros. Así, si además han visitado o visitarán otras ciudades europeas, sirve para que didácticamente recuerden los lugares. Hay además zonas de juego, de picnic y restaurantes por lo que es una buena alternativa para combinar paseo con descanso.

 

Fiestas Madrileñas

¡Hay muchas! Pero hay 2 que son las más importantes, En Mayo la de San Isidro,  con gigantes y cabezudos que realizan desfiles en el centro y la verbena en la Pradera de San Isidro donde hay comidas típicas, juegos para niños y conciertos. En agosto es la Fiesta de la Paloma, en el barrio de La Latina. Toda esa programación está en la página del ayuntamiento de Madrid www.madrid.es

 

Saliendo de la ciudad

Ya saliendo un poco de la ciudad, hay dos imperdibles. Uno es El Escorial con su estilo tan austero, la cripta y biblioteca sale de lo que habitualmente uno espera de un palacio y sin lugar a dudas Toledo, donde se percibe la influencia árabe y lo importante que fue en el medioevo.

Restaurantes y bares

¡No teman entrar con peques! El ruido y el desastre que puedan dejar nunca son una complicación. Los garzones se demoran en atender y siempre preguntan por lo que vas a beber primero, por lo que ojalá entres con eso ya pensado. Además, sugiero mirar las pizarras y carteles de la entrada pues muchas veces no traen la carta o se demoran en hacerlo. Si no saben qué pedir, puedo sugerirles para los niños, unos ricos huevos rotos con jamón, que son papas fritas con huevos fritos encima y jamón serrano, o también pueden elegir unas ricas croquetas. Aunque ni uno  de los dos platos es “muy sano”, ya verán que se van a la segura pues tampoco hay mucha opción: la fritura y los embutidos son los reyes de los menús madrileños.

Si andan con bebés que aún usan pañales les advierto que no es tan fácil encontrar sitios con mudadores, por lo que eso puede ser un poco más complicado. Mejor ir preparados con esa idea.

Y por último, el consejo es relajarse y disfrutar la ciudad que se saborea con calma y relajo, pues aquí nadie se estresa.

 

 

También te puede gustar
Seguir leyendo

Todas somos nuestras madres

Hoy quiero homenajear a mi mamá. No sólo porque estuvo recientemente de cumpleaños, sino que porque desde hace…