Hace mucho tiempo sigo a Jamie Oliver, el famoso y carismático chef inglés. Como no me gusta tanto el tema de cocinar todos los días, el programa de Jamie Oliver donde enseña a preparar algo rico y sano para comer en 15 minutos es un hit en mi casa. Pero no sólo me gusta por eso. Tiene un montón de cosas que me hacen admirarlo, entre ellas, la lucha que ha tenido por cambiar los hábitos alimenticios de los ingleses, principalmente, de los niños. A pesar de las críticas que ha recibido de parte de el Secretario de Salud de Inglaterra, quien dice que los hábitos no se cambian en el colegio, sino que en la casa, Oliver sigue con su lucha para que los colegios dejen de darle a sus alumnos comida poco sana. Y al final, es una lucha de titanes porque imagínense todo el poder que hay detrás de la industria de los alimentos.

El 2012, Jamie Oliver ganó una batalla en contra de McDonalds, al demostrar que usan hidróxido de amoníaco -muy dañino para la salud- en la preparación de la carne con la que hacen sus hamburguesas. Todo esto, para poder hacer una carne que hubiese sido solo comible para perros, en carne para consumo humano. Está bien: la hamburguesa es rica. Pero cuando empezamos a saber todo este tipo de detalles… ¿A alguien le dan ganas de seguir comiendo?

A mis hijas nunca las he llevado al McDonalds. Pienso que no saben ni que existe, y espero que nunca me pidan que las lleve. Hay mamás que dicen que una vez no es ni una, pero ya está comprobado que la carne tiene hidróxido de amoníaco, un componente tóxico para la salud, especialmente para niños, y peor aún que no se sabe la cantidad que tiene. Mi opinión es que si no se le enseña a los niños desde muy chicos, que el McDonalds ES dañino para la salud, entonces seguirán yendo porque McDonalds y otros lugares de comida rápida hay en todas las esquinas: accesible, rico y barato.

Lo que más me impresionó al leer la noticia del caso de Jamie Oliver contra McDonalds, fue saber cómo hacen los nuggets. Algo había leído alguna vez pero nunca me había detenido a realmente saber lo que son. Un licuado de grasa, pellejos, cartílagos, vísceras, huesos, cabeza, patas, que luego es decolorada para que no se vea el color de la sangre, entre muchas otras etapas de un proceso que hace que queden color piel y fritos. Nada comible que haya sido decolorado puede ser bueno para la salud.

¿Cómo es posible que las autoridades de salud del mundo no detengan esto? La hamburguesa podría ser igual o incluso más rica si fuese buena carne, y ese es el gran mérito de Olivier, haber logrado en EEUU que McDonalds deje de usar hidróxido de amoníaco en la preparación.

Y lo último… ¡se ve tan buen papá! En todas las fotos que busqué aparece regaloneando con sus hijos y su mujer. ¡Un Canguro de tomo y lomo! <3 ¡Te amo, Jamie! <3

3 comentarios
  1. Yo soy malísima para ver comida en tv. En qué canal lo puedo ver? Y lo de mierdonalds es como obvio! No siquiera yo he ido, menos voy a llevar a mi hijo!!!

  2. Yo tb lo amo!! lo sigo en redes sociales y lo veo hace mucho tiempo en sus programas. Es un líder carismático y positivo en todo sentido. Y al igual que tú, jamás he llevado ni llevaré a mis niños al MacDonalds y si me lo piden alguna vez, será un rotundo NO!! Tampoco les doy esos nuggets congelados, son lo peor! Si yo no puedo comérmelos (porque saben horrible), por qué mis niños sí??

  3. Javi! Me encanta! dio a la comida una percepcion distinta! Y SOBRE TODO! GENERÓ CONCIENCIAAA!!!

    https://www.ted.com/talks/jamie_oliver

    Te dejo este TED donde habla de lo importante que es la comida en los niños y la cantidad de comida que se desperdicia en el mundo…

    besos! me enacnta tu sitio :* …

Los comentarios están cerrados.

También te puede gustar
Seguir leyendo

Idiosincrasia

De niño, recuerdo a mi papá hablarme de aquellas famosas arañas chiquititas que de una sola picadura podían…